Últimos acontecimientos en la ciudad de Cádiz

En estos días Cádiz conoció dos noticias que representan lo peor y lo mejor de ella. Primero que los vándalos del odio y el rencor han vuelto a actuar atacando al monolito que en el parque de Asdrúbal recuerda al centenar y medio de gaditanos que fueron allí asesinados por los golpistas de julio de 1936.




A la vez supimos que los trabajos iniciados hace tres semanas por la la Delegación municipal de Memoria Histórica con la colaboración de la Plataforma han dado sus primeros resultados. Han sido recuperados los restos de dos de los asesinados que se encuentran en las sepulturas del patio número 3 del antiguo cementerio San José de la ciudad. Precisamente dos de los asesinados en los alrededores de la plaza de toros. Hecho que con tanto afán tratan de borrar de la memoria de la ciudad aquellos que sólo conocen más libertad que la suya y viven en un permanente afán de desprecio a las víctimas y familiares del terrorismo golpista de 1936.

Como no se conocen familiares de estas víctimas, podemos afirmar que, al menos documentalmente, se tratan de los cadáveres de José Gutiérrez Braña y Manuel Moreno Cortés. Hacemos un nuevo llamamiento a la localización de sus próximos con el fin de contrastar la información genéticamente y proceder a su entrega.

Un rayo de esperanza para que den positivas las exhumaciones de otras sepulturas en las que sí hay familiares que han solicitado la intervención y proporcionado muestras para el cruce del ADN. Esperamos que en las próximas semanas podamos tener noticias satisfactorias.

Un día agridulce que nos llevará a decir a los autores del vandalismo golpista que los tiempos de la impunidad y la “verdad única” han terminado, que a pesar de sus actuaciones no desistiremos en que esta ciudad y sus ciudadanos sean un lugar y unos vecinos mejores al dignificarnos colectivamente recordando a aquellos que fueron asesinados por defender precisamente la libertad y un mundo mejor.

Recordando a estos trabajadores, comerciantes, concejales, masones, sindicalistas, jóvenes asesinados por la sinrazón golpista, hacemos de Cádiz una ciudad más sana y nos reivindicamos en nuestra memoria colectiva más sana.