Por un ayuntamiento aconfesional

Desde el Ateneo Republicano de La Isla solicitamos que en las relaciones institucionales se atienda al principio de laicidad y que los representantes municipales del Ayuntamiento de la localidad no asistan a los eventos de naturaleza religiosa, en especial a los organizados por la Iglesia Católica, que se desarrollen en la ciudad.

Observamos, con sorpresa e incredulidad, como los cargos públicos han adoptado desde hace años un protagonismo nada aconfesional, y hacen asumir que forma parte de la normalidad su asistencia y participación en las manifestaciones religiosas de la Iglesia Católica desde un cargo de representación pública e institucional.

Basamos nuestro posicionamiento en el artículo 16 de la vigente Constitución Española, que según se apunta, se exhorta a los poderes públicos a mantener relaciones con todas las confesiones religiosas, indicando en el apartado 3 que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Ante ello, instamos al Ayuntamiento como corporación, y a los ediles como representantes ciudadanos, que mantengan con la Iglesia Católica el mismo trato y relación institucional que con el resto de confesiones religiosas, no asistiendo ni participando en manifestaciones de carácter religioso sirviéndose de sus cargos públicos y representativos a nivel institucional

De igual manera, exigimos al Gobierno Local y a la Junta de Cofradías que se establezcan las medidas oportunas que impidan que la cera de las velas en las procesiones de Semana Santa caiga al suelo, pues de esta manera no sólo se ahorraría dinero en limpieza, sino que evitaría problemas de seguridad vial.