Golpe a los Franco: la jueza declara que el Pazo de Meirás pertenece al Estado y ordena su devolución

La magistrada del juzgado número 1 de A Coruña asegura que los documentos aportados en el juicio demuestran que el palacio fue regalado en su día al jefe del Estado y no a Francisco Franco a título particular.

Ha tenido que cumplirse casi un cuarto del siglo XXI para que la justicia decida por primera vez que los Franco se atribuyeron la propiedad del Pazo de Meirás fuera de la Ley. La magistrada Marta Canales acaba de condenar a los Franco a devolver la propiedad a su legítimo propietario: el estado. El Juzgado de primera instancia número 1 de A Coruña estima así de modo íntegra la demanda interpuesta por el Estado para recuperar la propiedad que fue regalada al dictador, mientras su régimen totalitario regía los destinos de una España que acababa de salir de la guerra civil.

LA magistrada declara en su sentencia la nulidad de la donación efectuada en 1938 al auto proclamado jefe del Estado. La sentencia concluye que la compraventa realizada el 24 de mayo de 1941 fue una “simulación”, lo que determina la nulidad de la misma.

La sentencia echa por tierra los argumentos expuestos por los Franco señalando la existencia de un documento de compra con la intermediación de Pedro Barrié de la Maza. Un trámite que califica como “ficción” llevada a cabo “solo con el objeto de poner el bien a su nombre”.

La sentencia no es firme, ya que contra ella cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de A Coruña. Sin embargo, este primer revés pone contra las cuerdas a los Franco, empecinados en los últimos años en litigar con el Gobierno gallego poniendo todo tipo de trabas a las visitas públicas que debían permitir en el inmueble.

La del Pazo de Meirás no es la única pelea judicial que se mantiene viva con los Franco como protagonistas de supuestas usurpaciones de bienes públicos. El Ayuntamiento de Santiago mantiene en marcha el proceso para reclamar dos figuras pertenecientes al Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de las que se apropió la esposa del dictador. En una primera vista por ese caso, los Franco ganaron la partida, a la espera del recurso interpuesto por el consistorio de la capital gallega.

También está pendiente la reclamación sobre otro inmueble que los Franco se quedaron el pleno centro de la ciudad de A Coruña: la Casa Cornide, un Palacete de inestimable valor histórico.

Fuente: Eldiario.es