El nuevo Ateneo Republicano y Memorialista de La Isla ve la luz

El atrio del Ayuntamiento ha sido el escenario escogido para la presentación del Ateneo Republicano y Memorialista de La Isla, coincidiendo con la conmemoración este 14 de abril del 84 aniversario de la proclamación de la Segunda República. Se trata de la fusión de de dos organizaciones que existían previamente como eran el Ateneo Republicano de La Isla y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de San Fernando (Amere).

La vocal de comunicación de la nueva organización, la periodista Vanessa Perondi, relataba los motivos por los que se ha decidido dar este paso. “Por cuestiones de operatividad y eficiencia hemos decidido dar este paso, sobre todo porque muchos de nuestros miembros formaban parte de ambas organizaciones. Lo que vamos a intentar es dar una nueva imagen, pero siempre conservando nuestros objetivos anteriores. Ahora sumamos y a la idea de promover todas las iniciativas republicanas añadimos las de la memoria histórica”.

“San Fernando es una ciudad que sirve de ejemplo para la recuperación de la memoria histórica, puesto que es una ciudad constitucional y sus poderes políticos quisieron recuperar un momento de la historia, como fue la Constitución de 1812 y las Cortes Constituyentes de 1810, lo pusieron en valor y lo convirtieron en una fiesta local de la que todos los ciudadanos estamos orgullosos. Igual que se recuperó esa parte de la historia, creemos que también es importante que se haga lo mismo con el texto constitucional de 1931”, añadía Perondi.

El presidente del nuevo Ateneo, José Gallego, señalaba que “republicanismo no significa apostar solo por un modelo de estado concreto, si no también por la participación de la ciudadanía en la política, la soberanía popular y la gestión de los público con transparencia de todos los ciudadanos. San Fernando es una ciudad donde los plenos están vetados a la ciudadanía y donde es muy difícil llevar una propuesta de la calle al Ayuntamiento; donde el edificio que tiene que representar la soberanía de los cañaíllas lleva años vallado y cerrado al público. La memoria es una responsabilidad de toda sociedad democrática y hay que tener un compromiso con el pasado. Entendemos que hablar de memoria en San Fernando pueda molestar a muchas personas, pero el mensaje que nosotros queremos mandar a estas personas es que la gente que tenga familiares víctimas de la Guerra Civil o un conflicto político sabe lo importante que es darle a ese familiar un entierro digno. Es una cuestión de dignidad humana”.

Entre sus propuestas se encuentran la recuperación de la memoria democrática de La Isla, la reedición del libro Trigo tronzado de Pepe Casado o la recuperación del Cementerio de los Ingleses.

Durante esta semana también se celebrará la Semana Republicana, cuyo primer acto será este sábado con un paseo republicano para recordar los lugares de memoria de San Fernando como la figura de Cayetano Roldán, último alcalde republicano isleño, y acabarán en el Cementerio para rememorar a los republicanos que dieron su vida durante la Guerra Civil. El 23 de abril, Día Internacional del Libro, se rendirá homenaje a los maestros y maestras durante la Segunda República. El 30 de mayo habrá una mesa redonda para debatir qué significa un proceso constituyente y qué significa querer construir la tercera República.

Cementerio de los Ingleses

Por su parte, Miguel Ángel López Moreno, otro de los vocales, habló sobre los pasos que se están llevando a cabo en torno a la recuperación del Cementerio de los Ingleses en La Casería. “El problema con el que nos encontramos a la hora de recuperar los lugares en los que están enterradas las víctimas es que la represión intento ocultarlo y, por tanto, no hay documentos que digan que se han enterrado a tales personas en tal sitio. Hay que recurrir a la memoria de las personas que todavía siguen vivas y que ahora son los nietos de los que murieron. Es una investigación larga que incluye no solo los muertos en la Guerra Civil, sino todos los que se han sepeliado en él desde 1810 hasta 1911 con registros conocidos. A partir de ahí es más difícil conocer quiénes son los muertos en este cementerio. El Ateneo trata de dar cauce a esa Ley de Memoria Histórica para la que es necesario alinear la iniciativa popular, la ley y la voluntad política.