“Estos niños… na más que dan disgustos…”

Desde luego, compañero… que a veces los niños nos poníamos “mu pesaos” y tenías que manejar una buena dosis de paciencia. Pero con ideas firmes nos demostraste que es posible encontrar espacios comunes si le ponemos ganas a la hora de superar los difíciles senderos de la discrepancia. También nos viniste a enseñar lo necesario de ser perseverante cuando hay un objetivo compartido en favor de las clases sociales más necesitadas.

Nos abriste el camino de la Memoria aquí en La Isla. Pusiste a disposición de nuestra ciudad los mimbres memorialistas. Sin importar que figurase tu nombre. “Los honores me importan una mierda“, como alguna vez decías parafraseando a cierto guerrillero cubano. La consecución de los objetivos colectivos están por encima de las medallas personales. Recogiste el legado de Pepe Casado y te empeñaste en recuperar su obra y la memoria de uno de los episodios más trágicos de la Historia cañaílla con “Trigo tronzado”. Costó más años de lo que creías, mas aquí está. Tuyo es el prólogo. Y eso también quedará para siempre, como tu propuesta de poner a la sede el nombre de “Pepe Casado”. Ahí queda eso.

Y cuando podías, entre disgusto y disgusto de “tus niños”, te encargabas de actualizar los contenidos del blog SIN MEMORIA NO HAY DIGNIDAD y del ATENEO REPUBLICANO DE LA ISLA. No me falla la memoria si te decimos que fue en agosto de 2012 cuando propusiste aquello de unificar AMERE y el ATENEO, en un colectivo denominado ATENEO REPUBLICANO Y MEMORIALISTA DE LA ISLA. Y aquí estamos. Fuiste uno de los socios fundadores, y permaneciste leal y constante desde el principio hasta el final. Como siempre hacías.

Ayer nos dijiste adiós. Antes de lo previsto, porque aún guárdabamos propuestas que necesitaban de tu experiencia para desarrollarlas.

Discreto, a tu estilo, con la humildad con la que siempre has vivido, con el recuerdo de todos los buenos momentos, de los litros de café antes de las reuniones, te dejamos estas palabra a modo de reconocimiento, cariño y homenaje. Sabemos de sobra que no querías nada de esto, pero teníamos que desobedecerte para poder darte un último motivo para decirnos, con tu sonrisa y buen humor, “Estos niños… na más que dan disgustos…

…y descuida. No daremos ni un paso atrás.

TUS “NIÑOS” DEL ATENEO REPUBLICANO Y MEMORIALISTA DE LA ISLA

Seguir leyendo