El Ateneo Republicano y Memorialista de La Isla solicita que el muro de los fusilados sea declarado “Lugar de Memoria”

FUE EL LUGAR HABITUAL DE LOS ASESINATOS QUE PERPETRARON LAS AUTORIDADES FRANQUISTAS ENTRE 1936 Y 1941.

Al amparo de lo establecido en la Ley 2/2017, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía (Título II, Capítulo II, sobre lugares y senderos de Memoria Democrática), el Ateneo Republicano y Memorialista de La Isla ha solicitado a la Consejería de Presidencia, Administración Local y de Memoria Democrática, que se incluya el conocido como “muro de los fusilados” en el inventario de “Lugares de Memoria” de Andalucía.

La solicitud, que cuenta con el apoyo de la Asociación ProDerechos Humanos de Andalucía, y de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Democrática, Social y Política (AMEDE), resalta la importancia de recordar y honrar a todos los que dieron su vida en defensa de valores democráticos frente a la rebelión fascista que afloró el 18 de julio de 1936, y considera que “el muro de los fusilados” merece ser señalizado permanentemente como hito histórico en La Isla.

José Casado, en “Memorias de un malnacido”, ubicaba dicho muro con estas palabras: “Los arrebataban de sus casas, los llevaban directamente al Cementerio, junto al vallado de separación entre éste y la huerta de Matías, cerca de la puerta falsa, y una vez fusilados los arrastraban hasta la fosa”. La puerta falsa hace referencia a la puerta lateral que daba acceso independiente al que llamaban “cementerio de los herejes”, que sigue existiendo en la actualidad.

Además de la obra de José Casado, no son pocas las referencias a los casos en los que se menciona del hecho de “pasar por las armas en la tapia del cementerio” encontradas en el Archivo Municipal, así como en los estudios e investigaciones posteriores realizadas por Alicia Domínguez, José Luis Gutiérrez, o el ateneísta Miguel Ángel López Moreno.


¿Qué opinas?